Guerra. Historias de Ucrania

Los ucranianos cuentan cómo viven durante la guerra

«Diecinueve perros nos tiraban a diferentes lados», Anastasía Tykha, 20 años, Irpin.

por | 22 marzo 2022 | Irpin

«Mi marido y yo nos evacuamos con un montón de gatos y perros. Tardamos tres horas en superar tres kilómetros de camino. Diecinueve  perros nos tiraban a diferentes lados. Iban todos amontonados. ¡Era algo increíble! Si no hubiéramos tenido que evacuarnos nunca lo habría hecho. Todavía estoy mal: tengo hematomas por todo el cuerpo, mi dedo está roto. No quiero que algo parecido vuelva a suceder» – dice Anastasía Tykha de Irpin. 

El 9 de marzo Nastya con su marido salieron de su casa de Irpin junto con 19 perros y cinco gatos. Una parte de estos eran sus propios animales, a otros los habían adoptado de la calle, y casi una mitad estaban acogidos con carácter vitalicio, o sea, los dueños se las habían entregado a sus mascotas para que las cuidaran hasta su muerte pero cubrían todos los gastos necesarios. La mayoría de los perros eran inválidos, en los carros. Pero ni por un momento se les ocurrió abandonarlos, recuerda Nastya. Ella no comprende cómo los dueños pueden abandonar a su pequeño perro o gato en casa. Con los perros grandes y agresivos la situación es más complicada todavía. 

Durante los primeros tres días de bombardeos en Irpin, los animales estaban muy angustiados, se estremecían, todo el tiempo miraban arriba, de donde provenía el ruido. Algunos querían siempre que les sostuvieran en los brazos. Con el tiempo los animales se tranquilizaron y hasta paseaban en el patio durante los bombardeos. Nastya igual que su marido trabajaban a distancia, por eso salían de casa solo a su patio. 

El esposo de Nastya es extranjero, en los primeros días de guerra propuso salir de Ucrania e irse todos juntos a casa de sus padres en la República Checa. Al fin y al cabo decidieron quedarse en Ucrania ya que los animales necesitan ayuda aquí. Durante la guerra el número de los animales abandonados va aumentando, pues los esposos ayudan a llevar a las mascotas a las fundaciones caritativas de Alemania y España. 

La familia se atrevió a salir de la ciudad cuando al patio vecino cayó un proyectil sin explotar. En aquel momento en su casa ya no había gas, ni electricidad, ni agua. Hacía mucho frío. La joven con su marido recogieron a todos los animales y salieron de casa a pie. 

«Cuando salíamos había bombardeos y tiroteos. Durante nuestro camino por suerte escuchamos solo una explosión a lo lejos. Realmente tuvimos suerte porque al cabo de una hora empezaron a disparar contra la gente en el puente » – recuerda Nastya. 

La chica está muy agradecida con la defensa territorial. Sus combatientes ayudaron a llevar a los animales a través del puente y subirlos todos al coche. Durante la evacuación cuatro perros lograron soltarse y escapar. Pero al cabo de una semana Nastya regresó a Irpin para recogerlos. Dos perros volvieron a su casa y además camino de Kyiv la chica recogió a otros tres perros abandonados. De nuevo todo su camino estaba acompañado con los ruidos de bombardeos. La casa que alquilaban los esposos en Irpin quedó en pie, pero las calles estaban vacías: todos los vecinos habían salido. 

Cuando Nastya volvió a Irpin para recoger a sus mascotas escapadas vió un montón de perros de raza en las calles. Hasta hoy día siguen en las calles muchos animales abandonados, escapados o soltados de los centros de acogida que sufrieron los bombardeos. Los voluntarios son conscientes de este problema y tratan de llevar a los animales al extranjero. Además ha surgido otro problema relacionado con la alimentación de los animales, precisamente con la comida para los gatos. Casi es imposible comprarla y la ayuda humanitaria no es suficiente para todos. 

Nastya y su marido junto con sus perros y gatos ahora están alojados en una casa que no está lejos de Kyiv. Allí siguen buscando familias para los animales encontrados por los voluntarios. Los esposos los curan, cuidan, alimentan y cuando encuentran a los dueños nuevos los entregan a nuevas familias. A algunos animales los dejan en su casa. 

La familia sueña con mudarse a su propia casa que todavía está en construcción. El matrimonio espera que la casa quede en pie y allí tengan más espacio y posibilidades para ayudar a los animales. 

Nastya se dirige a los dueños de mascotas que no pueden llevarlas consigo. «Si abandonad a vuestros perros, por favor, no los cerréis en casa o apartamento. Mejor dejadlos ir, si no, los animales sufrirán mucho antes de morir. Si no hay otra posibilidad, dejad a los animales suficiente agua y comida. A los voluntarios nos deseo tener mucho ánimo ya que ahora hay mucho trabajo »

La fecha de la entrevista es el 16 de marzo de 2022. 

Traducción: Liliia Uvarova

Más historias